Cuando Deborah Munt se unió al Colegio Central de Nottingham dos años atrás, el estado de los radios ya estaba listo para una actualización. Una vez completada la auditoria, Deborah descubrió que tenía una mezcla de 24 radios analógicos rentados y 20 que habían sido comprados. Algunos de los problemas eran: señales deficientes, interferencia entre canales, recortes frecuentes y algunos puntos negros de cobertura ... e igualmente, la universidad usaba frecuencias VHF en lugar de UHF. Como primer paso, Deborah compró algunos radios Hytera TC610, que el personal de la universidad adoró. Eran robustos, se enfrentaron a la rudeza de la vida cotidiana en el campus, y lo mejor de todo: trabajaron.

Solución

Sin embargo, el análogo nunca sería la solución a largo plazo para la universidad. El desafío al que se enfrentaban Deborah y su equipo era enorme. La universidad tenía varios sitios en toda la ciudad, muchos de ellos de altas torres con sótanos, por lo que el personal no solo se movía por la ciudad, sino que también se movían hacia arriba y hacia abajo.

Hubo diferentes desafíos diarios para el personal, también. Había muchos requerimientos de radios diferentes a través de los comedores del campus, recepciones, bibliotecas, personal de limpieza, clases nocturnas, equipos de mantenimiento, etc.

Era claro que la Universidad necesitaba migrar a un sistema digital. Ellos contactaron a Radio Links Communications Ltd of St Neots en Cambridgeshire, un distribuidor de Hytera autorizado e invirtió en 51 radios portátiles digitales, que incluyen una combinación de unidades PD602 y PD662 con pantallas LCD. El personal que opera en recepciones, bibliotecas, comedores y de limpieza tomaron el PD602s; mientras que los oficiales de seguridad e instalaciones el PD662 con pantalla.

La señal fue probada a través de todos los edificios, pero la prueba de fuego fue el campus de Maid Marian Way, el cual nunca tuvo una buena cobertura. Como dice Deborah, "si puedes conseguir una señal allí, puedes obtener una señal en cualquier lugar".

El sistema DMR de Hytera, logró ser la solución perfecta para sus problemas de cobertura de radio, desde el primer momento.

Resultados

El despliegue de Hytera ha sido extremadamente fluido, con comunicación entre los sitios para los administradores de instalaciones y tres grupos de llamadas para todo el personal. La cobertura mejorada y la calidad de la llamada, han hecho que Deborah ya no tenga que responder ninguna consulta, ni resolver ningún problema relacionado con la radiocomunicación.

Una característica extendida del sistema Hytera, es la capacidad de integrarse con otras tecnologías en todo el campus. Los radios se pueden integrar con los sistemas de Control de acceso y CCTV, al igual que con los altavoces del campus de forma directa, a través de un sistema de tannoy.

El caso de éxito de DMR ha sido probado y está proporcionando la columna vertebral de un sistema de comunicaciones completo capaz de satisfacer las exigencias del siglo XXI.

Volver a la lista Case Studies

24 febrero 2017

Productos Relacionados